Chiquimula, un año después

Un año, eso he tardado en regresar a Chiquimula, lugar que no me vio nacer pero donde vivi buena parte de mi juventud mientras estudiaba el nivel medio (secundaria), donde comencé a trabajar y hacer negocios, donde comencé a sentir esa gana de salir de la zona de confort para seguir adelante y crecer todo lo que fuese posible. Ese lugar que gracias a su clima me preparo para el infierno en el que a veces se convierte la vida.

Un año después puedo decir algunas cosas:

  • En cada calle hay algo nuevo, ya sea una tienda, un hotel, un restaurante, una remodelación… todo cambia demasiado rápido pero la estructura (calles) sigue siendo la misma. Acaso ¿será imposible cambiar nuestra esencia?
  • El parque El Calvario sigue siendo el punto de reunión… no hay espacio para un carro más y sobre todo porque tenes que competir contra semejantes pick-ups ultimo modelo que manejan patojos mucho menores a vos.
  • Hay un centro comercial nuevo en ese mismo parque, donde antes existía un bar restaurante. Llama la atención y adorna perfectamente el lugar.
  • Aquella casa vieja de la cuarta calle que contaba parte de la historia de la ciudad finalmente cayo frente a si misma … siempre pensé que vería cuando eso sucediera y solo me queda preguntar por la gente que en algún momento vivía allí.
  • Las calles de la entrada están a medio construir (ingreso por caminos) y no se entiende bien que quieren hacer …
  • El CC más grande sigue siendo exactamente lo mismo: mucho cine, mucha comida, pocas compras, mucha gente escapándose del calor.
  • Las granizadas “de los chinos” ya no están en la segunda calle, pero siguen siendo exageradamente buenas … mañana regresamos por una más. Es la felicidad en términos de hielo picado frente a un infierno de calor por Q 8.
  • El clima es horriblemente caluroso, no es que yo cambiara, Chiquimula cambió y se siente mucho peor. Es muuuuy grato estar parado frente a un A/C que te da 17 grados de aire que te hace sonreir.
  • La Torta de Quincho sigue en el mismo lugar, me quedaré con la duda si siguen siendo las mismas.
  • La Universidad parece haberse movido, no la ubique entre los lugares que estuve pero me pareció que ya no están trabajando en el INSO-INVO.
  • Los hoteles están llenos, miles de personas como nosotros aprovechando el feriado para venir a saludar a su familia. Algunos se me hacen conocidos pero con ninguno hemos cruzado algún saludo.
  • Los restaurantes de mariscos se han multiplicado.
  • Hablan de inseguridad, pero veo a todos con su celular en la mano al caminar, en el parque, con vidrios abajo en sus carros, etc
  • Los ingresos siguen siendo un laberinto … no entiendo en que pensaba el arquitecto cuando diseño los carriles y los altos. ¿porque hacerlo simple si lo puedes hacer complejo?
  • El “pub” de la ciudad sigue mejorando.
  • Los vecinos siguen siendo los mismo, nunca supe sus nombres y tampoco en este momento me interesa.
  • La cocina de mi madre sigue intacta, una cena será lo único que me lleve de la visita.
  • El Edificio Municipal está más colorida que nunca, llama demasiado la atención y no estoy seguro que se vea del todo bien.
  • Hay PMT, que no pone multas, que no puede dar ordenes, que nadie hace caso, que los buses siguen irrespetado, que el trafico es un caos en el centro, que todo sigue igual… pero hay PMT.
  • La yuca con chicharron, el manjar y los taquitos del mercado clásicos del desayuno siguen siendo los mismos … vaya desayuno.
  • El pastel tres leches de la pastelería Las Violetas siguen siendo el mismo.
  • Gente que conozco, que saludo después de varios años de no ver siguen igual … pero seguro que yo no.
  • Cantidades industriales de agua, mejor si esta congelada al inicio para ayudar con el calor.
  • Hotel nuevo, con una buena piscina a la mitad de la nada fuera de la ciudad … mucha naturaleza y mucha gente que viene a pasar el día.
  • Gente que ha muerto y no volveré a saludar.
  • Gente que ha crecido y no la volveré a ver igual.
  • Sobrinos que medio me reconocen, pero que saben que existo … y con el pasar de las horas toman más confianza.
  • El café sabe muy bien… y estoy seguro que esta cultivado en los alrededores.
  • No pierdo mi tiempo, me doy cuenta de ello, aquellas cosas que simplemente no me traen algo que considere positivo no las busco.
  • Las tortillas de harina de la segunda calle y frente a mi casa deben ser las mismas, el universo deberá alinearse para que así sea.
  • La gente sigue en las calles, la gente sigue reuniéndose para platicar en las aceras, siguen paseando en sus motos solo por diversión, siguen reuniéndose a platicar en el parque, en las canchas de futbol, en las salidas de los colegios, en las esquinas … y eso solo trae recuerdos y un poco de nostalgia.

Encendí la laptop para “trabajar” un poco… y ahora toca piscina antes de dormir … son vacaciones finalmente y hay que relajarse. Chiquimula, me parece que no te veré sino dentro de un año más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>