¿Cuantos días más?

Esa es la pregunta que me planteo hoy a primera hora cuando me di cuenta que el mes se ha pasado y no he cumplido prácticamente nada del reto, y es que es más fácil decirlo que hacerlo, tengo mil excusas pero simplemente quiero disfrutar del fracaso… Si!, disfrutarlo.

044-cuantos-dias

Me sucede algo muy extraño al pensar esto, sucede que a pesar de esforzarme en una medida simple y estar haciendo las cosas “a medias” estoy teniendo buenos resultados, no es lo que quisiera pero tampoco puedo despreciar aquellos puntos en los que veo una mejora.

No sé que me ha pasado, no sé si es un tema anímico o algo más concreto de salud (o tal vez si lo se pero me niego a aceptarlo abiertamente), sin importar lo que sea me ha sido demasiado difícil cumplir los puntos que al inicio de mes prometí hacer, trabajo mejor por las noches y fin de semana, me siento mejor porque me he esforzado en dormir no menos de 7 horas, voy al gimnasio regularmente, estoy trabajando y buscando organizarme de una forma más enfocada, etc.

Los humanos somos así, buscamos justificaciones y eso es lo que estoy haciendo, tratando de decir que todo está bien dejando a un lado el hecho concreto de fallar a lo grande en cumplir cuatro-cinco puntos, pero mi cerebro hace fuerza para pensar que las cosas no son tan malas o que pueden ser peor.

Quiero intentarlo nuevamente, por eso hoy me levanto con problemas de salud, sin ganas de hacer nada y me siento en mi escritorio a escribir… Hoy quiero romper esa línea de decadencia, hoy quiero quebrar una situación adversario para lograr algo y espero lograrlo (como siempre) y probablemente falle (otra vez)… Es lindo ser humano.

Y sucede que es una de las conclusiones que puedo obtener de esta experiencia:

  • Los humanos siempre tendremos una excusa para las cosas, siempre tendremos razones para no hacer algo y no necesariamente es la aplicación máxima de la ley del menor esfuerzo.
  • Todo el tiempo el cerebro y lo que en sus neuronas se transmite tratará de ver el mejor escenario posible, los pequeños resultados que nos digan “no has fallado del todo” o “puede ser peor”, nos sabotea liberalmente.
  • Lo anterior es fácil verlo en accione donde uno ha fallado pero es casi imposible percibir eso (con el mismo nivel de intensidad y significado) cuando se trata de algo externo a ti, cuando otra persona ha fallado. Es más fácil criticar las cosas que excusarnos a nosotros mismos y también eso es más simple que aceptar que hemos fallado.

PD/ Suena Def Leppard en este momento, la canción Hysteria y es probable que eso ayude a sentirme mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>