Mucha religión y poca educación

No voy en contra de la religión, es lo primero que voy a aclarar, voy en contra de la poca educación. Si tendría que identificar dos cosas externas al humano que afectan en gran manera su comportamiento y su contexto elegiría sin dudar los dos elementos sociales que componen el título de este post. La historia nos ha demostrado que la combinación de estos elementos en cantidad proporcionalmente inversa genera fatalidades, subdesarrollo y retraso social.

Quiero referirme a dos ejemplos que parafrasearé sin llegar a los detalles, son la base de lo que quiero exponer al final de este artículo: (1) En Perú una joven es ultrajada y la máxima entidad de la Iglesia Católica plantea a los medios de comunicación que es culpa de la mujer, ¿la razón? el cura considera que las mujeres se “exhiben en un escaparate” y por lo tanto los hombres terminan por hacerle daño. (2) La máxima representación de la misma iglesia en mi país dice que debemos aceptar el nuevo paquete fiscal propuesto por el gobierno de turno.

Son dos casos donde las máximas autoridades de una entidad religiosa emiten opiniones al mundo. El problema parte del hecho que una fuerza influyente tan grande solo puede ser balanceada por una similar, y a mucha de mi gente le falta la educación para poder balancear las opiniones de otros y crear su propias conclusiones. El punto primordial es el siguiente: El efecto de la educación es transmitir una cantidad de información y habilidades para seguir adquiriendo más información que solo tienen como resultado que amplías el contexto de tus perspectivas. Cuando no tienes un amplio contexto lo que diga cualquier persona se puede dar por verdadero, sobre todo cuando lo dice el representante de Dios en tu mundo.

Muchas mujeres van a aceptar que las violaciones las provocan ellas por la forma en la que visten, cuando todo humano sabe que una mujer puede estar desnuda en la calle que nadie tiene el derecho de posar un dedo sobre su cuerpo. Y muchos otros van a aceptar un paquete de impuestos que no entienden porque alguien (que además no paga impuestos) dice que esta bien hacerlo. Cuantas personas por falta de educación aceptan lo que su máximo líder religioso dice solo porque si, sin explicaciones, porque cuando no tienes dudas las explicaciones están de más.

Mucha religión y poca educación, una catástrofe, un mundo desequilibrado donde no se le da la oportunidad a las personas individuales para que lleguen a sus propias conclusiones, a su contexto y una perspectiva crítica que permita definir lo que ellos creen y lo que ellos quieren. Hay que balancear más la cosa, sino se nos cae.

NOTA: Post escrito para una revista digital que ya no existe. Fecha original de publicación: Enero 17

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>